Menu principal
Inicio
Presentacion
Viloria de Rioja
Historia de Viloria
Santo Domingo de la Calzada
Fiestas y Costumbres
El Camino de Santiago
IX Centenario
Galeria de Fotos
Video de Danzas
Video Iglesia
Buscar
Enlaces
Videos especiales
Casa del Santo

 

Casa del Santo

 

        Como en el siguiente capítulo quedará demostrado, no existe duda sobre el lugar exacto donde nació Domingo García, conocido popularmente como Santo Domingo de la Calzada.

        Lo que debiera ser un monumento en honor al viloriano más ilustre de la historia, sólo es un montón de escombros, fiel reflejo de la despreocupación, el egoísmo y la sinrazón.

        Patrón del ministerio de obras públicas, de los administradores de finas y otros grandes sectores; fundador de la ciudad que hoy lleva su nombre; constructor de puentes, hospitales, iglesias y caminos, no hizo méritos suficientes para que su casa natal sea un homenaje a su vida y a sus obras... por eso han permitido que se aplane y quede reducida a lo que es ahora.

         Desde hace muchos años, los vecinos de Viloria han intentado comprar la casa, pero no han llegado a un acuerdo con los propietarios ni han recibido ayuda de los organismos oficiales, aunque lo siguen intentando y algún día lo conseguirán.

         Con la declaración del Camino de Santiago, como patrimonio de la humanidad, a través de la UNESCO, es de suponer que la casa natal de la persona más popular de la ruta Jacobea no sea un punto negro que oscurezca esa luz que todos los peregrinos esperan alcanzar al final del camino sino un lugar de reconciliación con sus ideas, un espejo donde contemplar el recuerdo de un hombre que, teniendo la vida solucionada por sus grandes posesiones, las dio todas e incluso los muchos años de su vida para ayudar a los demás, sin tener en cuenta su raza, posición o el estado de salud en que llegaban. No se puede borrar esta página de la historia, no se puede negar este dato a la cultura.

         Aunque Viloria de Rioja sea un pueblo pequeño, tiene su historia y la quiere mantener con arrogancia.