Menu principal
Inicio
Presentacion
Viloria de Rioja
Historia de Viloria
Santo Domingo de la Calzada
Fiestas y Costumbres
El Camino de Santiago
IX Centenario
Galeria de Fotos
Video de Danzas
Video Iglesia
Buscar
Enlaces
Videos especiales
Origen

"Villa Oria" ó "Villoria"

 

Origen del Nombre

          De acuerdo con la documentación existente, el primer nombre que tuvo esta localidad fue "Villa Oria" que se alternava en los mismo documentos con el de "Villoria".

Fue el nombre de Villoria el que permaneció hasta comienzos del siglo XVII donde se utilizan tanto Villoria como Viloria, siendo este último el que tomaría el apellido "de Rioja" por su cercania a esta provincia, y así pasar a llamarse como en la actualizad.

Excepto el tiempo que fue anexionada al Reino de Navarra, Viloria ha pertenecido a Burgos en el terreno político y a la diócesis de Calahorra - La Calzada en el aspecto religioso durante varios siglos, si bien ahora en cuanto al tema religioso también pertenece a Burgos.

 

Fundación de Viloria           

           Aunque la villa de Viloria no puede blasonar de población numerosa, ni alegar por testigos de su antigüedad, estatuas o edificios por donde conste haberse fundado antes de la pérdida general de España, tiene otras memorias y algunas excelencias que merecen se detenga la pluma a referirlas           

           Comentaban sus moradores que la villa se pobló en el principio de la restauración del reino y esto lo aseguran diferentes rótulos de sepulcros que se descubrieron el año 1620 cuando los señores de la villa fabricaron tribuna en la iglesia, en los cuales se leía cómo eran sepulturas de sacerdotes cristianos.

 

Reconquista y Repoblación           

          No se sabe exactamente cuándo quedaron bajo dominio árabe estas tierras, pero los invasores musulmanes cayeron en la cuenta de su importancia por la riqueza del suelo y porque las cruzaba la calzada romana. Por ello ocuparon tenazmente los puntos neurálgicos que se enlazan desde el desfiladero de Pancorbo por las crestas de los Obarenes y el fuerte de Cellórigo hasta las conchas de Haro y en el centro de la comarca fortificaron los castillos de Ibrillos y Grañón.      

          Muchos nativos habían huido y los que se quedaron, campesinos y pastores en su mayoría, sufrieron a menudo actos de rapiña por parte de los invasores.

          Las guerras entre cristianos y musulmanes, con la derrota de estos últimos, permite que los campesinos y pastores emigrados por la persecución vuelvan, reorganicen granjas y poblados a orillas del Oja y el Tirón, especialmente cuando pasan a manos de los cristianos las plazas de Pancorbo y Cellórigo en el 870, las de Ibrillos y Oca en el 875 y la de Grañón en el año 899